Porque elegir un petauro como mascota

Autor: animalls.net  Página Web: » Animalls.net
Petauro

Los petauros son unas criaturas encantadoras con las que uno podría encariñarse nada más verla, y este es precisamente el error que no hay que cometer. Si compramos un petauro sin conocer exactamente cuales son sus cualidades e inconvenientes, lo más seguro es que nuestro animal acabe siendo infeliz, y que nosotros nos llevemos una gran decepción. Lo primero que hay que saber es que estos animales son muy longevos (12 y hasta 15 años). Lo debemos tener en cuenta puesto que no valdrá que nos cansemos de él cuando hayan pasado dos, tres o cuatro años.
En segundo lugar, los petauros son animales sociales a los que les gusta convivir en grupo, es preferible, y casi se podría decir imprescindible, que no mantengamos a estos animales alojados solos.
En tercer lugar tienen unos requerimientos alimenticios especiales, si no estamos seguros de poder cubrir sus necesidades alimentarias, es mejor que desechemos la idea de mantener un petauro como mascota.
En cuarto lugar, los petauros tienen garras pequeñas pero afiladas, que usan para trepar, y uno de sus lugares preferidos para hacer alpinismo es su dueño, con lo que es inevitable que suframos una cierta cantidad de arañazos (nada grave, por supuesto) con cierta frecuencia.
En quinto lugar los petauros huelen. Si mantenemos su alojamiento limpio este olor no tiene porqué ser perceptible, pero sí es cierto que los machos, en la época de celo desprenden olor. Este olor no será tan marcado como el de un hurón, por ejemplo, pero si que huelen bastante más que una chinchilla.
En sexto lugar los petauros son animales nocturnos, y hay que respetar su sueño durante el día. Si nos gusta irnos a la cama pronto, esta claro que un petauro no es nuestra mascota (es raro que se despierten antes de las diez o las once de la noche).
En séptimo lugar estos simpáticos animalitos requieren que les dediquemos tiempo, al menos dos horas diarias, y a las horas a las que nuestra mascota esté despierta. Un petauro encerrado constantemente y con apenas contacto con su cuidador no es feliz.
Por último, un petauro nunca aprende a usar una caja de arena como los gatos, así que deberemos estar dispuestos a que ocasionalmente nuestra mascota pueda orinar o defecar por ahí, e incluso encima de nosotros. Ante tantos inconvenientes se podría pensar que estos animales son únicamente un fastidio. Nada más lejos de la realidad. Un petauro debidamente improntado es un animal muy cariñoso con su dueño. Le encantará dormir en uno de sus bolsillos, subirse a él y jugar. Son criaturas inteligentes y activas, y la mayoría de los que tienen un petauro como mascota acaban adorándolos.