Alimentación y reproducción

Autor: Eugenio  Página Web: » Aviarios Isaugen

Alimentación

En la naturaleza las semillas constituyen el pilar primordial de la dieta de los yacos. Además come una gran variedad de frutas, verduras, bayas...

Loro gris o yaco

Los granos de tipo oleaginoso deben de formar una parte minoritaria de la dieta. Su proporción puede aumentarse para aquellas aves alojadas en pajareras exteriores durante la época más fría. El cañamón y las pipas de girasol son los más empleados. Durante la muda el suministro de semillas de lino en pequeñas cantidades constituye un buen tónico. Entre las semillas no oleaginosas, las más empleadas son el arroz integral o "paddy" (muy rico en hidratos de carbono, pobre en proteínas y grasas), el maíz a medio madurar (también llamado maíz lechoso) directamente en su mazorca si es posible (además de alimentar divertirá a nuestra ave) y el alpiste (no debe suministrarse sólo por tener un equilibrio calcio / fósforo inadecuado). Entre los suplementos alimenticios o "golosinas" podemos citar el mijo en rama, las nueces, cacahuetes, avellanas...

Entre las frutas aceptan de buen grado cerezas, fresas, piña, plátanos, mandarina, melocotón, pera, manzana... siempre y cuando estén maduros. No hay que darles nunca aguacates pues se han comprobado numerosos casos de intoxicaciones asociados a estos. Los dátiles, higos y otras frutas muy ricas en azucares, serán muy apreciados por aves alojadas en pajareras exteriores durante el periodo invernal. Las frutas han de suministrarse peladas y si no, han de lavarse adecuadamente.

Las mejores verduras son las hojas de cerrajas y berro por su excelente valor nutricional. También son adecuadas las acelgas y las espinacas. La zanahoria en dados proporciona una valiosa fuente de vitamina A y caroteno. Todas las verduras deben de lavarse abundantemente. La lechuga, las patatas, la col y la judía verde resultan dañinas.

Los yacos también necesitan un aporte extra de proteína, este se les puede suministrar mediante muslos o alas de pollo asados o cocidos (el hueso con algo de carne), huevo cocido, queso blanco (tipo burgos) 2 veces al mes. Otra posibilidad es suministrar a los yacos una mezcla de semillas de leguminosas como garbanzos, lentejas alubias y otras leguminosas, soja y guisante. Puesto que son semillas muy duras sería preferible suministrarlas cocidas o germinadas. Pese a que no conocemos que se hayan dado casos de intoxicaciones por esta causa, todas las leguminosas contienen substancias que resultan tóxicas si la leguminosa se consume sin cocinar (se destruyen por el calor), desconocemos si el proceso de germinación las inactiva, pero ante la duda recomendamos el darle a los yacos estas semillas cocidas (no merece la pena arriesgarse). Es muy importante controlar los niveles de proteína en la dieta de nuestro yaco. Los excesos conducen frecuentemente a los animales que los sufren a su muerte.

Cuando la dieta no este compuesta mayoritariamente por pienso hay que añadir un complejo polivitamínico y mineral a la dieta para evitar carencias.

Es esencial que la dieta tenga unos niveles adecuados de calcio, en especial en época de cría. Este se puede suministrar a través de escudos de sepia, calcio en polvo (gluconato de calcio, conchas de ostras, pan mojado en leche, etc.).

No obstante la mejor opción para alimentar a nuestro yaco la constituye el pienso extrusionado. Existen actualmente en el mercado numerosas marcas de piensos para aves de gran calidad, algunas incluso específicas para loro gris africano. Los piensos tienen una formulación adecuada en lo que se refiere a niveles de proteínas, grasas hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Nuestra mascota siempre estará mejor alimentada con una dieta a base de pienso que de semillas, aunque en determinadas épocas pueda ser necesario enriquecer estos piensos en alguno de sus componentes (por ejemplo más grasas en invierno para aves en pajarera) . Aunque la alimentación de nuestro yaco sea a base de pienso no debemos de olvidar el suministrarle frutas y verduras frescas. Todos los alimentos han de suministrarse a temperatura ambiente.

Reproducción

Es un ave que resulta relativamente fácil de criar, siempre y cuando encontremos la pareja adecuada y la mantengamos en unas condiciones aceptables. La hembra pone de 2 a 4 huevos que incuba durante 29 días. Mientras se incuban los huevos, el macho se encarga de suministrar alimento a la hembra. A la décima o undécima semana de la eclosión, los pollos abandonan el nido, pero siguen siendo alimentados por sus progenitores durante cuatro meses más. Pese a que comienzan a presentar comportamientos relacionados con el apareamiento (danzas de apareamiento) a la edad de 2 ó 3 años, las hembras no inician su reproducción hasta los seis años de edad.

<<Anterior   [1]  [2]  [3]    Siguiente>>

Libros recomendados

AVES DE EUROPA S 27.00


AVES DE LA PENINSULA IBERICA 35.46