El ronroneo del gato

Autor: veterinaria.org  Página Web: » Veterinaria.org


¿Qué es el ronroneo?

Ronronear es una voz onomatopéyica que el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define como emitir el gato una especie de ronquido cuando está satisfecho.

En inglés, "to purr", también es una palabra onomatopéyica.

La Enciclopedia Británica lo define como: un sonido zumbante que el gato doméstico y otras especies de félidos producen como una expresión de placer o satisfacción.

En referencia a la característica de este sonido, Laennec, el inventor del estetoscopio, describió que algunos de sus pacientes tenían frémito en la región precordial, a lo cual él denominó fremissement cataire (temblor de ronroneo de gato), comparando las vibraciones que él auscultó (que en realidad eran soplos cardiacos de alta intensidad) con el sonido que producían los gatos cuando se les acariciaba (McCuistion, 1966).

¿Cuándo ronronean los gatos?

Los gatitos son capaces de ronronear a partir de los 2 días de edad. Inicialmente, es un modo de comunicación entre la madre y los cachorros, auditivo para la madre y táctil para los gatitos. Los gatitos de pocos días de vida, aun sordos, ciegos y con una capacidad olfatoria limitada, son capaces de guiarse hacia la madre mediante las vibraciones que el ronroneo de la madre origina. Se cree que esta conducta también es útil para calmar a la madre y crear un "ambiente familiar" , un vínculo entre los gatitos y la madre, especialmente importante durante esa etapa del desarrollo de los gatos.

En gatos adultos, el ronroneo también es utilizado como método de conciliación entre un gato subordinado y uno dominante, durante enfrentamiento. En estos casos el ronroneo disminuye la posibilidad de que se desarrolle una lucha, distrayendo al agresor o apaciguándolo, ya que, se piensa que puede recordar su infancia y tener sensaciones pacíficas.

Las hembras también pueden ronronear durante el cortejo del macho y la cópula. Igualmente, en estas situaciones se intenta reducir el estrés y una posible situación de disputa.

Los gatos ronronean en casi cualquier situación, incluyendo durante el periodo preagónico, justo antes de la muerte, posiblemente asociado a un estado de euforia similar a la que aparece en seres humanos enfermos terminales. Tanto experiencias placenteras, como en momentos de ansiedad, pueden acompañarse por el ronroneo del gato. Algunos investigadores achacan el ronroneo a cualquier sensación profunda, ya sea alegría, dolor, temor, etc. Algunas gatas en el momento del parto también emiten un ronroneo potente.

Incluso hay estudios que postulan que el ronroneo podría tener un efecto curativo en gatos. El Instituto de Investigación Animal de Carolina del Norte (EEUU), demostró que el ronroneo constituye un mecanismo curativo, similar al tratamiento con ultrasonidos en medicina humana. Ambos, el ronroneo y los ultrasonidos empleados en tratamiento de seres humanos poseen una frecuencia comprendida entre 20 y 50 Hertzios. En este artículo postulan que podrían abrirse nuevas vías para el tratamiento de la osteoporosis y otras enfermedades metabólicas óseas del ser humano. En cualquier caso, la sabiduría popular siempre ha mantenido que sostener a un gato en el regazo mejora la salud física y psíquica de su dueño, quizá sea porque ese ronroneo curativo actúa también sobre el organismo del hombre.

Existen datos a cerca de gatos en fases terminales de rabia, que tras sufrir una parálisis progresiva pasaban largos periodos de tiempo de agonía ronroneando constantemente (Haig, 1977).

Ciertos estudios han mostrado que, muy frecuentemente, el ronroneo es emitido por el gato con solo la presencia de personas y que en muchas ocasiones es inaudible para el oído humano (Beaver, 1992).

La estimulación del infundíbulo es capaz de provocar el ronroneo. Un hallazgo curioso es que, tanto la taquipnea, como otros procesos que estimulan el cerebro medio, la hipertermia, por ejemplo, son capaces de inducir también el ronroneo del gato (Gibbs y Gibbs, 1936).

Un dato curioso: el escritor Randy Moravec calculó, basándose en las observaciones que hizo de su gato Claude, que un gato doméstico pasa ronroneando, a lo largo de toda su vida, alrededor de 1 año y 3 meses.

No se pierda

Adopta un gato