Las obstrucciones intestinales

Autor: Laura   Página Web: » Catycan

Es de presentación frecuente en el perro y el gato. Las causas más frecuentes de obstrucción intestinal son la presencia de un cuerpo extraño intraluminal. Los más habituales en el perro son juguetes, huesos, huesos de frutas, piedras, plásticos, pelotas y anzuelos mientras que en el gato es más frecuente la ingestión de un cuerpo extraño lineal como un hilo, cuerdas, decoración,... en este caso en especial se puede llegar a producir un cuadro muy grave de obstrucción total debido al plegamiento de las asas intestinales encima del cuerpo lineal que está anclado en la base de la lengua o en el píloro para intentar hacerlo avanzar. Los cuerpos extraños pueden producir obstrucciones intestinales parciales o totales y en la gran mayoría de casos si son detectados a tiempo no producen pérdida de la integridad de la vascularización intestinal. Otras causas de obstrucción intestinal son por compresión extraluminal del intestino o por la presencia de una pared intestinal muy gruesa. Causas frecuentes son la presencia de vólvulos, intususpecciones, neoplasias infiltrativas en la pared, hernias estranguladas y algunas otras menos habituales (abscesos, cicatrices, granulomas,...). En el caso de la intususpección intestinal se produce una invaginación de un segmento intestinal dentro de la luz del segmento intestinal adyacente. Pueden presentarse únicas o múltiples a lo largo del tracto intestinal. La localización más frecuente es en la unión ileocecocólica. Se presenta en animales menores de un año y son menos frecuentes en el gato. El mecanismo exacto de por qué se forma la intususpección no está determinado pero frecuentemente se asocia a la presencia de diversas enfermedades intestinales, parasitarias, parvovirus, moquillo, neoplasias intestinales, cuerpos extraños lineales que podrían producir una disfunción de la motilidad normal del segmento intestinal. Los cuadros de obstrucción intestinal producen alteraciones en el equilibrio de los fluidos y electrolitos debido al cúmulo de líquidos en la parte proximal de la obstrucción y el aumento de la secreción en esa zona además de un sobrecrecimiento bacteriano que agrava el cuadro. Los mecanismos defensivos naturales para protegerse de la flora bacteriana se rompen y hay un gran riesgo de que se produzca una endotoxemia y shock endotóxico.

Síntomas

Vómitos, inapetencia y anorexia. La severidad depende del tipo de obstrucción y la gravedad y compromiso vascular. En general cuánto más proximales son las obstrucciones más severo es el cuadro clínico. También hay deshidratación y polidipsia. En casos crónicos hay anorexia, adelgazamiento, vómitos intermitentes, depresión y heces poco voluminosas. En los casos muy agudos con estrangulación hay una presentación de vómitos con signos de shock hipovolémico y endotóxico, fiebre y dolor abdominal.

Pronóstico

Dependiendo del tiempo que transcurra desde la aparición del problema, el pronóstico será más o menos grave.

No se pierda

Adopta un perro