Dónde va a parir

Autor:  Andrés  J. Flores  Página Web: » Hospital Centro Policlínico de Málaga

¿Dónde va a parir?

La mayor parte de las veces será la propia madre la que decida dónde va a parir: encima o debajo de una cama, detrás de un mueble o del sofá, su canasta, un lugar reservado y oscuro del jardín son sitios habituales. Lo que su instinto protector les dicta es que han de buscar un lugar resguardado para sus cachorros, con el fin de que tengan la máxima protección. Por ello en ocasiones no nos enteraremos de dónde se está produciendo el parto. Por esta misma razón, y dada la capacidad de la perra para retrasar el parto en cierta medida, éste suele acontecer de noche, ya que entonces suele ser el momento más tranquilo en la casa. Como norma general debemos facilitar a la madre que va a parir un lugar especialmente acondicionado por nosotros y que pueda ser elegido libremente por ella para el parto. Puede ser su propia cesta, en perras de pequeño tamaño o gatas, o una caja, en perras de gran tamaño, de donde no se puedan escapar los cachorros. Debemos ponerla en un lugar apartado del trajín diario de la casa y mullirla con material absorbente (papel de periódico, por ejemplo) que retenga los líquidos fetales. Este procedimiento intenta garantizar el control que debemos tener sobre el parto, aunque a veces estos lugares no serán los elegidos y el parto empezará en otro distinto. En este caso, si es posible, debemos trasladar a la madre y a los cachorros ya nacidos al lugar que nosotros habíamos destinado a tal fin.

¿Cómo es un parto?

Esta es la pregunta clave, porque es en este momento cuando el propietario primerizo se pone más nervioso y no sabe si lo que está aconteciendo ante sus ojos (si es que tiene la fortuna de poder observarlo) es normal o no. Se pregunta qué debe hacer y cómo y cuándo debe hacerlo. Para tranquilidad de estas personas empezaremos explicando, siquiera someramente, el mecanismo que desencadena el parto y las fases en que éste se divide.

Mecanismo desencadenante del parto

Durante la gestación los fetos se desarrollan a partir de los nutrientes que toman de la madre a través de la placenta. Sin embargo, llega un momento en que las altas necesidades que tienen no se satisfacen por completo. En este momento los fetos empiezan a sufrir estrés. El mecanismo estresante más importante es la falta de oxígeno. Es entonces cuando se liberan al torrente sanguíneo las hormonas características de toda situación de emergencia, fundamentalmente cortisol. Este hecho provoca que se produzca en la madre un cambio hormonal de manera que deja de producirse la progesterona u hormona mantenedora de la gestación. Además, en la parte fetal se produce una sustancia, la prostaglandina F2a, que induce la producción de otra, la relaxina, que da lugar a la relajación de la pelvis y del tracto reproductor, y provoca contracciones uterinas y presión abdominal, tanto directamente como a través de la descarga de oxitocina por la glándula pituitaria. Esta última hormona tiene otro papel fundamental que veremos más adelante y que es el de ser la encargada de la liberación de la leche en la mama. Así pues, como hemos visto, son los cachorros los que desencadenan su propio nacimiento.

<<Anterior   [1]  [2]  [3]  [4]  [5]  [6]  [7]  [8]    Siguiente>>

No se pierda

Adopta un perro