Cómo es por dentro una serpiente - Parte V

Autor:  Universidad  De Las Palmas de Gran Canaria  Página Web: » Anatomía de Reptiles

Aparato digestivo

La cavidad oral puede aumentar de tamaño para tragar grandes presas merced a la falta de fijación de los cuerpos de la mandíbula. Las serpientes no mastican a sus presas sino que las tragan enteras. Sus dientes, de los que poseen seis filas (cuatro superiores y dos inferiores), se utilizan para retener a la presa. Mención aparte merecen los colmillos para inyectar el veneno, son dientes que están atravesados, longitudinalmente, por un fino conducto, el cual comunica con las glándulas del veneno. Estas son glándulas labiales modificadas, cuyo contenido es rico en enzimas, que han evolucionado en ciertas familias de serpientes. Para humedecer la cavidad oral y lubricar a la presa para facilitar su deglución, se encuentran varias glándulas mucosas distribuidas por la boca (palatinas, linguales, sublinguales y labiales). La lengua está depositada en una vaina situada bajo la glotis y la epiglotis, presenta terminaciones nerviosas de tipo olfativo.

Esófago de una pitón mostrando las tonsilas esofágicas

El esófago puede dilatarse para que por él pueda pasar una presa entera, ya que no se presentan barreras físicas que le impidan dilatarse (no hay cintura escapular, ni esternón). Se caracteriza por presentar una pared con escaso o nulo componente muscular, por lo que la presa avanza mediante movimientos de la musculatura axial. Sobre la mucosa esofágica se localizan tonsilas que actúan como barrera defensiva del sistema inmune ante posibles infecciones. Tampoco presenta un esfínter del cardias bien desarrollado.

El estómago es alargado, formando un saco con gran capacidad de distensión. Su pared es de naturaleza muscular.

Cuerpos celómicos

El intestino delgado está poco desarrollado y desemboca en el colon, el cual tiene capacidad para acumular heces durante un cierto periodo de tiempo. Booidea presenta un pequeño ciego que está situado proximalmente al colon.

Hígado en una boa

El hígado es alargado, con forma de huso. Caudalmente a este, se sitúa la vesícula biliar que se localiza junto al páncreas y el bazo. Algunas especies pueden presentar un esplenopáncreas.

Sistema circulatorio

Corazón, pulmón e hígado

El corazón de las serpientes es el típico de los reptiles no crocodilianos. Está compuesto por tres cámaras (dos atrios y un ventrículo). Los atrios están separados por un septo atrial completo; el ventrículo presenta un canal interventricular. Funcionalmente existe una clara separación entre los circuitos de sangre oxigenada y desoxigenada. Del ventrículo salen dos aortas (derecha e izquierda): La aorta derecha sale del lado izquierdo del ventrículo y la aorta izquierda sale del lado derecho, posteriormente, caudal al corazón, se fusionan formando la aorta abdominal

Presenta un par de arterias carótidas y de venas yugulares que se localizan cranealmente al corazón, cerca de la tráquea. A nivel ventral del abdomen, por la línea media, circula la vena ventral abdominal.
El corazón presenta cierta movilidad, al no estar sujeto al diafragma (éste no existe en las serpientes), esto facilita el paso de la presa por el esófago. También existen variaciones en la localización del corazón atendiendo al hábitat que ocupe una determinada especie.
Las serpientes poseen circulación porta renal y porta hepática, lo cual debe tenerse en cuenta a la hora de administrar determinados fármacos.